Aplicación de la Ley de Protección de Datos

LOPD

La importancia de la correcta aplicación de la Ley de Protección de datos en las comunidades de propietarios.

En detalle …

La Ley Orgánica de Protección de Datos personales establece en su ámbito de aplicación que quedará sometida a las disposiciones que en ella se recogen toda persona física o jurídica que posea datos de carácter personal, sea un profesional, un autónomo, una gran empresa o una asociación. Es decir, que esta Ley se aplica de manera general a entes de muy diversa naturaleza siempre que las mismas posean datos de carácter personal registrados en un soporte físico susceptible de ser tratado posteriormente.

De este modo, las comunidades de propietarios que habitualmente mantienen este tipo de datos personales correspondientes a los copropietarios, los cuales son tratados para llevar a cabo las diferentes funciones y gestiones propias de la administración de la finca, se ven obligadas a cumplir con los preceptos de esta ley como del reglamento que la desarrolla.

¿Cuáles son las principales obligaciones que se contemplan en esta normativa?

En primer lugar, la necesidad de inscribir aquellos ficheros que mantenga la comunidad y que incluyan datos de carácter personal en la Agencia de Protección de Datos. Conforme estos datos sufran cambios habrá que ir añadiéndolos a este Registro.

Es necesario, que la comunidad elabore un plan en el que se incluyan las medidas necesarias que garantizan el cumplimiento de la normativa sobre protección de datos. En este caso, un administrador de fincas con experiencia en el asunto puede ayudar a la hora de elaborar un manual en el que se describan las técnicas adoptadas.

Además, habrá que realizar una serie de controles con una periodicidad establecida para certificar que en todo momento se está cumpliendo con lo que la ley impone.

En toda la actividad de la comunidad debe estar presente el principio de protección de datos personales de los inquilinos y propietarios, por ello se aconseja garantizar la confidencialidad de estos datos cuando inevitablemente deban ser usados por terceros a través de la firma de cláusulas legales de autorización o información. Si este es el caso, habrá que asegurar, además, que aquellos que tratan con estos datos cumplan con las medidas de seguridad para evitar un uso ilegal de los mismos.

La Ley de Protección de Datos recoge en su articulado una serie de infracciones, consecuencia del incumplimiento de alguna de las obligaciones previstas, las cuales pueden ser castigadas con una sanción que puede alcanzar hasta los 600.000 euros.

Hay que tener en cuenta que la responsable de los ficheros de datos es la comunidad y, por tanto, es sobre ella sobre la que recae la obligación de cumplir lo dispuesto por la ley. Sin embargo, desde nuestro despacho le simplificamos esta tarea y ayudamos a nuestros clientes a adaptar a su comunidad a la normativa así como asesorar y supervisar que todas las medidas que se realizan en este sentido son correctas.